Convenios podrán incluir porcentajes de presencialidad

0
19

El Real Decreto-Ley que regula el trabajo a distancia, aprobado el pasado 22 de septiembre, se encuentra en trámite parlamentario, y al menos en 16 materias, serán los empresarios y los representantes de los trabajadores quienes aborden en el marco de la negociación colectiva cómo aplicar el teletrabajo en las empresas. 

En esas materias no está una que , patronal y sindicatos piensan que podría incluirse, y ayer se mostraron abiertos a que se negocie y se recoja en los convenios. 

Se trata de incluir en los convenios colectivos, en el apartado que regule el teletrabajo, un «porcentaje de presencialidad» para los teletrabajadores. Fijar un número mínimo de horas que quien trabaje a distancia deba pasar en el centro de trabajo. Para la secretaria de Acción Sindical de CCOO, «será prioritario en las negociaciones de los convenios», en unas jornadas organizadas en la Comisión Nacional de Convenios Colectivos, «el teletrabajo puede tener muchos elementos negativos, como la invasión de la intimidad o la soledad, que implican riesgos psicosociales». 

Tanto los responsables de la UGT, como los de la patronal CEOE-Cepyme, coinciden en ello. Los convenios donde así lo decidan sus negociadores deben poder incluir estos porcentajes de presencialidad, ante los riesgos que conlleva el desempeño del trabajo a distancia permanente. 

Los expertos que acudieron a la jornada organizada por el Ministerio de Trabajo, destacaron el «papel imprescindible» que tendrá la negociación colectiva en el desarrollo de la normativa de teletrabajo. La nueva norma del teletrabajo a distancia deja muchas e importantes materias a su determinación en la negociación colectiva, tanto que si no se concreta en los convenios, la regulación de muchas de estas cuestiones «quedará coja o en manos de la empresa o los acuerdos individuales entre la compañía y el trabajador». 

La negociación colectiva debe concretar las preferencias o prioridades para que el trabajador acceda al trabajo a distancia; seguidamente apuntó como segunda cuestión el derecho del empleado a la reversibilidad del teletrabajo. En tercer lugar, el empresario debe hacerse cargo de los gastos derivados del teletrabajo. Si no se determina en el convenio colectivo, no hay ninguna norma que obligue al empresario a pagarlos. 

Fuente: CincoDías El País